Embarcados en un duro conflicto con una empresa que se niega a negociar y multiplicas las arbitrariedades, los trabajadores de Lácteos Vidal se quejan también del tratamiento que han recibido de parte de la prensa. En la siguiente carta abierta, realizan puntualizaciones y piden a los periodistas que
“vayan y vean”.

Atilra

15 | 08 | 2022
Foto: Gerardo Iglesias

Con sorpresa y dolor hemos leído en diversos medios periodísticos acusaciones falsas sobre todos nosotros.

En los distintos artículos se afirma, falsamente, que hemos «bloqueado» el acceso al establecimiento en Moctezuma, donde nos desempeñamos habitualmente en nuestro trabajo y que hemos ejercido acciones violentas contra bienes y personas.

No podemos consentir tales mentiras, invitamos a todos los periodistas a concurrir y corroborar en el mismo lugar la forma pacífica y legítima en que ejercemos los constitucionales derechos de huelga y de manifestar por nuestros reclamos.

La empresa se niega al diálogo y advirtió que no se sentarán a negociar.

Los violentos antecedentes por parte de Lácteos Vidal están fehacientemente constatados.

Hubo uso y exhibición de armas de fuego para amedrentar compañeros por parte de uno de los dueños.

Otros hechos: la embestida con un camión de reparto conducido por otra de las dueñas dañó el portón de entrada y provocó la caída violenta de compañeros presentes; el despido de un delegado en violación a la ley, hoy reinstalado por decisión de la justicia; la forma sistemática de cambiar el convenio, cuando la ley no deja librada tales cuestiones a la voluntad de las partes.

Nosotros estamos acá en forma pacífica y pública, reclamando nuestros derechos, ejerciendo las herramientas constitucionales que nos amparan.

Todo ello a la vista, sin bloquear propiedades ni rutas, y sin ocultar siquiera nuestros propios rostros. Los periodistas deberían venir a ver lo que está sucediendo antes de difundir falsedades que nos involucran y nos dañan.

Quedamos a la espera de vuestra obligación de informar con la verdad.