En la sesión de pleno de este jueves 21 de enero, la Junta Directiva del Poder Legislativo dio por recibida la petición de juicio político contra el titular del Ejecutivo, Juan Orlando Hernández, la cual fue presentada la semana pasada por los diputados del PINU, Luis Redondo, David Reyes y Jorge Cálix de Libre.

Según el secretario del Congreso Tomás Zambrano, a partir del 21 de enero, se deben contar cinco días de acuerdo a lo que dice la Ley, para someter la solicitud a consideración por el pleno.

En ese sentido, luego de los cinco días, la Junta Directiva debe someter a consideración de la cámara, la propuesta, la cual debe tener el apoyo de las tres cuartas partes del total de diputados, es decir 96 votos.

Si la propuesta es acuerpada por 96 votos, entonces la Junta Directiva debe crear una comisión especial compuesta por 9 diputados para investigar los argumentos planteados en la petición, que servirán de base para la discusión del pleno, 30 días después.

Si la iniciativa no alcanza los 96 votos, entonces la misma será engavetada y no podrá ser presentada bajo argumentos similares en la actual legislatura (es decir en al menos un año).

El diputado del PINU David Reyes, es del criterio que hay pocas posibilidades para que la propuesta tenga éxito, porque no cuenta con los votos que requieren para pasar al siguiente nivel.

“Es una cuestión de números y el Partido Nacional ya cerró filas manifestando que no apoyarán la iniciativa. Quienes dicen que nosotros presentamos esto para que Hernández no se someta al juicio, les digo que es un argumento absurdo, porque sabemos que no hay votos ni ahora ni nunca para someterlo, por eso queremos desenmascararlos”, contó Reyes.

En realidad, quienes se posicionaron públicamente a favor del juicio político, son las bancadas del PINU y Libre, en cambio los liberales y las demás bancadas se han hecho un llamado al silencio.

En números concretos, los promotores del juicio político solo cuentan con 34 votos (30 de Libre y 4 del PINU). “Este es un tema moral, al menos sabremos quienes en realidad están a favor de que se destituya a alguien que está vinculado con el crimen organizado y narcotráfico”, enfatizó Reyes.

Para el diputado hay suficientes argumentos para que se tomen decisiones desde el Poder Legislativo, pero también es consciente que este poder del Estado, se encuentra en manos de cómplices en actividades ilícitas lideradas por Juan Orlando Hernández.

“Sabemos que muchos no romperán con Juan Orlando Hernández, porque muchos son cómplices y si lo traicionan serán perseguidos por la justicia que ahora los protege, entonces es difícil que esto suceda”, subrayó el congresista.

En cinco días la Junta Directiva someterá a consideración la propuesta de los diputados, y será en ese evento que se sabrá con certeza quienes apoyan y obstaculizan la iniciativa.