ACCIONES COLECTIVAS DE TRABAJADORES/AS EN LA EMPRESA AGROGUAY
Redacción por: Nallely Domínguez

La agroindustria es uno de los rubros donde los derechos de los y las trabajadoras se han visto vulnerados a lo largo del tiempo. En Honduras, aunque exista un Código Laboral que regula las normas y “las relaciones entre el capital y el trabajo”, y mismo que se creó con el propósito de garantizar derechos para una vida digna en el marco de la justicia social, nos seguimos enfrentando a problemáticas que tienen sus raíces en la precarización laboral.

El pasado 10 de junio de 2022 trabajadores/as de la empresa de palma AGROGUAY, de la zona de los Ex Campos Bananeros en El Progreso, Yoro, tomaron acciones colectivas debido a la ineficaz respuesta de dicha empresa por generar un dialogo bipartito: los trabajadores/as piden contratos permanentes para sus compañeros/as que fueron despedidos injustificadamente y, además, piden tratar la negociación del contrato colectivo presentado desde octubre de 2017.
Los/as trabajadores/as habían presentado sus peticiones a las autoridades correspondientes de la empresa, al no haber respuesta agotaron todas las instancias de dialogo, conciliación y arbitraje, razón por la que decidieron emprender esta acción colectiva en las fincas palmeras de los campos Buena Vista, Las Flores y Naranjo Chino.
Una de las principales peticiones sigue siendo el respeto a los contratos laborales, donde de acuerdo con el Código del Trabajo, entre los artículos 49, 51 y 52, los primeros 60 días son la etapa inicial para un contrato laboral, pasado este tiempo, un trabajador/ar continúa laborando de manera indefinida (permanencias), sin embargo, la empresa AGROGUAY sigue otorgando contratos temporales pese a que hayan trabajadores/as que tienen hasta 17 años prestando su fuerza laboral en la producción de la Palma.

Precisamente, la acción colectiva tiene dentro de sus puntos principales la contratación de más de 45 trabajadores/as temporales que fueron despedidos sin justificación alguna, aun cuando la producción de palma está actualmente en aumento. Por tanto, se exige el respeto a libertad sindical.

Por último, y no menos importante, se encuentra la exigencia por negociar el contrato colectivo presentado desde el 09 de octubre de 2017; los trabajadores y trabajadoras de esta empresa, tienen sus esperanzas puestas en la negociación colectiva para asegurar un trabajo decente en el rubro de la palma africana y para el respeto a la libertad sindical como un derecho humano fundamental. Las acciones continúan de manera indefinida hasta que la empresa dé respuesta al dialogo.