PORTA_6
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- La Policía Nacional reprimió a estudiantes de diferentes institutos públicos de Tegucigalpa, la capital del país, porque han ejercido su derecho a protesta contra decisiones del Secretario de Estado en el despacho de Educación, Marlon Escoto.
Defensores de derechos humanos muestran las bombas lacrimógenas recogidas en el centro educativo./ CIPRODEH

La tarde del 13 de marzo, un maestro del Instituto Central Vicente Cáceres (ICVC) denunció a través de Radio Globo que la policía estaba lanzando gas lacrimógeno dentro de las instalaciones educativas.

“Hay un incendio en las zacateras, hay peligro en las casetas y el edificio de computación está totalmente lleno de humo”, describió el denunciante.
Las bombas lacrimógenas fueron lanzadas dentro de la institución educativa y atacaron aún a los estudiantes que no están ejerciendo su derecho a la protesta, dijo el denunciante.
Radio Globo informó que entre el 12 y 13 de marzo la Policía Nacional también reprimió a los estudiantes del Instituto Técnico Honduras y a los alumnos del Instituto Polivalente.
Los colegiales protestaban porque Escoto decidió extender la jornada educativa hasta después de las 7:00 de la noche, pese a que Honduras es uno de los países más peligrosos del mundo, informó la radioemisora.
Miembros de la organización de DD.HH. en el momento que negocian el cese de la represión con elementos policiales./CIPRODEH

El ministro de Educación Marlon Escoto ratificó que cada clase durará 45 minutos porque así lo establece la Ley Fundamental de Educación.

Escoto indicó que por 25 estudiantes no se puede calificar a seis mil, estas expresiones son validas para demostrar el secuestro que hay en el sistema de educación, indicó.
El funcionario estigmatizó a un dirigente estudiantil de otro colegio de la capital y lo tildó de ser prófugo del Centro de Internamiento de Menores Renaciendo, sin anunciar alguna medida de protección, control, rehabilitación y reinserción para este menor de edad.
Por su parte, el maestro Juan Carlos Herrera, denunció que tras asistir a un foro de televisión y confrontar a funcionarios estatales de educación, como represalia, las autoridades anunciaron que lo investigaran y divulgaron información falsa en su contra, sostuvo.  A C-Libre le preocupa la constante criminalización que sufren las personas que hacen uso de su derecho a la protesta./ Fuente: Comité por la Libre Expresión (C-Libre)

 

Fuente: http://conexihon.info/