Fuente: festagro.org

La reconocida dirigente campesina y miembro del Foro Social del Valle de Sula, Margarita Murillo, de 56 años, fue ultimada a balazos ayer en horas de la mañana en una remota zona montañosa conocida como “El Planón”, jurisdicción de la aldea El Venado de Villanueva, Cortés.

El crimen de Murillo, quien actualmente ocupaba el cargo de presidenta de la Empresa Asociativa y de Producción Las Ventanas, se registró alrededor de las 10 de la mañana cuando se encontraba cultivando un huerto.

Un miembro de la empresa asociativa, que no quiso identificarse, relató a Diario TIEMPO que vio por última vez con vida a la mujer a eso de las 8 de la mañana. “Ella vivía en El Marañón, pero los fines de semana se venía para El Planón a cultivar la tierra. Este fin de semana no vino, pero el martes se instaló en la casita de tierra donde acostumbraba alojarse cada vez que venía”, contó.

Recordó que a las 8 de la mañana, cuando se dirigía a su parcela a trabajar, la encontró a la orilla del camino y la saludó. “Hablamos unos pocos minutos, me dijo que hasta el martes pudo venir y que se iba a ir hasta el jueves o viernes. Después me despedí y me fui a trabajar. Como a las dos horas escuché disparos y regresé para ver si se encontraba bien, pero la encontré muerta por lo que llamé a la policía y a sus familiares”, detalló.

Dijo que buscó en los alrededores algún sospechoso del crimen, pero no encontró a nadie y como el cuerpo de la mujer estaba bajo el sol, cortó algunas hojas de plátano y se las colocó encima.

La periodista Yanina Romero, amiga personal y miembro también del Foro Social Valle de Sula, condenó el asesinato de “una gran dirigente” y expresó que Margarita Murillo siempre destacó por su humildad pues vestía como campesina y nunca tuvo vehículo propio, sino que se movilizaba a pie o en transporte público.

El cuerpo de la dirigente fue reconocido por las autoridades de Medicina Forense, Fiscalía de Turno y Dirección Nacional de Investigación Criminal al filo de las 4:30 de la tarde. Su cuerpo presentaba varios balazos.

CASQUILLOS
4 casquillos de calibre 40 milímetros fueron encontrados en la escena.


Una gran trayectoria

Margarita Murillo estuvo profundamente ligada al movimiento campesino en Honduras por más de 40 años. Incluso siendo una niña participó en la marcha nacional por la reforma agraria en 1973 que terminó con una feroz represión y la masacre de 12 campesinos en Los Horcones, Olancho.

En los años 80 se consagró como dirigente campesina, incluso fue desaparecida forzosamente por el ejército y sometida a abusos y torturas, los cuales le dejaron secuelas en su columna.

Sus amistades recordaron que logró salir de Honduras al exilio y fue operada en Cuba por las lesiones sufridas. Regresó al país en 1990, en la clandestinidad, y fue gracias a la amnistía política bajo el gobierno de Rafael Callejas que pudo volver a una vida normal, trabajando en la zona del norte del país con las comunidades rurales.

Margarita Murillo estuvo a cargo del Frente Nacional de Resistencia Popular tras el golpe de estado de 2009 en la zona norte y actualmente formaba parte del Foro Social del Valle de Sula.