chiquita-banan

 

 

La empresa Chiquita y el grupo Brasileño Cutrale y Safra, han dado un giro espectacular en la negociación para la venta de esta empresa a este grupo y en Honduras, ya comenzaron las estrategias anti-sindicales.

Hace dos días el Ministerio de Trabajo de Honduras, en un acto arbitrario que evidencia la corrupción en este ministerio, emitió un oficio en el legaliza de forma arbitraria un sindicato blanco, en fincas de la empresa CHIQUITA,

Una delegación de inspectores de esta secretaria se apersonaron, a la empresa para verificar la situación laboral de la misma y a pesar de las pruebas presentadas, por el sindicato STAS sobre su legalidad y el 95% de la filiación sindical, ignoraron las mismas y se sumaron a la estrategia antisindical de la empresa.

Esta nueva etapa de la empresa, prepara el camino que la misma dirigirá contra todos sus sindicatos en la región bananera Latinoamericana. Honduras no ha podido desvanecer las pruebas presentadas por el movimiento sindical, ante las reiteradas violaciones laborales, despidos de dirigentes sindicales, destrucción de sindicatos y pagos de salarios por debajo del mínimo nacional, sino que continua en una «carrera hacia el fondo» de las condiciones laborales de las y los trabajadores hondureños.

El sindicato STAS y sus afiliados se preparan para defender la contratación colectiva y la libre sindicalización en estas fincas, la historia se repite en estas fincas que anteriormente eran de la empresa Tres Hermanas, mismas que fueron descertificadas, por la RainForest, por las mismas violaciones laborales.

Estas fincas, también son parte de las quejas laborales contra el gobierno de Honduras, en el marco del capítulo XVI del TLC, firmado entre los países Centroamericanos y Estados Unidos, FESTAGRO expondrá este caso, en la primer semana de noviembre en Managua Nicaragua, sede de la próxima reunión de la Coordinadora Latinoamericana de Sindicatos Bananeros y la Agroindustria.

FESTAGRO, hace un llamado a los consumidores a dirigirse a la empresa CHIQUITA y reclamar por estas violaciones a los más elementales derechos laborales y su intervención para la persecución sindical.