Bajo AguAn_0Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Organizaciones defensoras de derechos humanos de Honduras expusieron sobre tres graves violaciones cometidas en nuestro país en contra de los niños, niñas y adolescentes en Bajo Aguán, el irrespeto a los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres y el asesinato de un dirigente político en Nacaome, Valle.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos celebró su 153º Período Ordinario de Sesiones del 23 de octubre al 7 de noviembre de 2014. La CIDH está integrada por Tracy Robinson, Presidenta; Rose-Marie Belle Antoine, Primera Vicepresidenta; Felipe González, Segundo Vicepresidente; José de Jesús Orozco Henríquez; Rosa María Ortiz; Paulo Vannuchi; y James Cavallaro.
El Secretario Ejecutivo es Emilio Álvarez Icaza Longoria.
Durante las sesiones, la CIDH avanzó en el análisis de peticiones, casos y medidas cautelares; estudió diversos planes a fin de resolver el atraso procesal; celebró 53 audiencias públicas y 31 reuniones de trabajo sobre casos y medidas cautelares; y sostuvo reuniones con representantes de Estados, peticionarios, y organizaciones de la sociedad civil de la región, entre otras actividades.
Situación de los menores en el Aguán
La Comisión, desde hace mucho tiempo, ha mantenido una preocupación acerca de la situación del conflicto agrario en el Bajo Aguán, Honduras, y lo ha incluido en los informes anuales y ha emitido medidas cautelares pertinentes. Los peticionarios presentaron información basada en un estudio reciente de 22 asentamientos en el Valle del Aguán Bajo, de cómo se violan los derechos de los niños y las niñas y adolescentes como consecuencia de la situación compleja y la respuesta del Estado militarizado.
Las organizaciones presentaron estadísticas sobre múltiples muertes de adolescentes causadas por el conflicto y la falta de investigación y la impunidad que rodea a estas violaciones graves de los derechos humanos. También se refirieron a los datos sobre cómo los niños y las niñas y adolescentes se ven afectados en su derecho a la integridad personal, la salud, la educación, y a una vida digna.
El Estado discutió sus esfuerzos para promover los derechos de los niños, las niñas y adolescentes en el Valle del Aguán Bajo, pero no presentó información específica respecto a los asentamientos en cuestión. La CIDH destaca especialmente la alta tasa de embarazos entre las adolescentes a partir de una edad muy temprana, y el alto porcentaje, según se informa, de abusos sexuales sufrido por niñas. La Comisión también expresó su preocupación por la falta de políticas públicas y el marco institucional en los asentamientos especificados, y sobre las medidas adoptadas con respecto a los desalojos de la familia y las violaciones cometidas por las autoridades durante el conflicto.
Caso 12.585 – Ángel Pacheco León, Honduras
La Comisión llevó a cabo una audiencia sobre el Caso 12.585 relacionado con el asesinato de Ángel Pacheco León en Honduras, y la alegada falta de investigación para esclarecer su muerte, e identificar y sancionar a las personas responsables.
En la audiencia los peticionarios (Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras) y representantes del Estado de Honduras presentaron sus argumentos de fondo sobre el caso.
Asimismo, la CIDH escuchó los testimonios de José Pacheco y Marleny Pacheco, hermano y hermana de Ángel Pacheco León, respectivamente.
Los peticionarios expresaron que el 23 de noviembre de 2001, aproximadamente a las 11:35 p.m. Ángel Pacheco León fue asesinado en la entrada de su casa, ubicada en la ciudad de Nacaome, Departamento del Valle. Ángel Pacheco León había ganado el primer lugar en las elecciones primarias del Partido Nacional realizadas en el Departamento del Valle y era candidato a diputado para al Congreso Nacional en las elecciones que se realizarían el 25 de noviembre de 2001.
Las organizaciones discutieron cómo las mujeres se ven afectadas por las lesiones musculo esqueléticas causadas por movimientos repetitivos, así como problemas de salud mental como la depresión. 

Derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres en Honduras

Las organizaciones peticionarias presentaron información acerca de las crueles condiciones de trabajo de los trabajadores en la industria de la maquila textil en el departamento hondureño de Cortés, de los cuales la mayoría son mujeres. Se refirieron a problemas tales como jornadas de trabajo más largas no permitidas por la ley, la naturaleza repetitiva de las tareas implicadas, y las cuotas indebidamente altas de producción, que conducen a enfermedades y lesiones para las mujeres trabajadoras.
Las organizaciones discutieron cómo las mujeres se ven afectadas por las lesiones musculo esqueléticas causadas por movimientos repetitivos, así como problemas de salud mental como la depresión.
En general, los peticionarios alegaron que el Estado no protege suficientemente los derechos de las trabajadoras en la industria textil, que viola una serie de sus derechos humanos, incluido el derecho a condiciones de empleo dignas y de calidad, así como su derecho a la salud.
El Estado, por su parte, explicó las medidas que ha adoptado para hacer frente a la situación descrita por los peticionarios, incluyendo la adopción de políticas públicas en el sector laboral y facilitación de espacios de diálogo entre las organizaciones de la sociedad civil y el Estado con el objetivo de encontrar soluciones a los problemas.
La Comisión solicitó más información sobre la situación de los sindicatos en la industria textil, el marco legal y las condiciones de funcionamiento de las empresas transnacionales, la aplicación de normas de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) en estas áreas, y la cobertura de la seguridad social en lo que respecta a las enfermedades laborales, entre otros aspectos.