dt.common.streams.StreamServerFrancisco Argeñal es un productor de rambután que en sus 14 años de estar en esta actividad no recuerda una temporada tan mala como la actual.
Al igual que él, son decenas de agricultores los que prevén una reducción en el volumen de sus cosechas por causa de la sequía en Honduras.
“Mi plantación de ocho manzanas no tendrá la producción que esperaba. Un día llovió, cayó un granizo y me quemó bastante fruta. El sabor de los frutos es simple y su tamaño es pequeño. Hemos tenido situaciones muy difíciles”, relata Argeñal.
La producción de rambután se elevaba como la espuma desde que la Fundación Hondureña de Investigación Agrícola (Fhia) impulsara variedades e injertos con mayor resistencia hace un poco más de dos décadas.
“Este año será criminal para mí. Creo que no sacaré ni la inversión”, dice el productor.
Los meses de cosecha se dan en agosto, septiembre, octubre y, en menor intensidad, en noviembre. Sin embargo, productores como Argeñal aún no comienzan este proceso y por consecuencia el volumen de esta temporada atenta con ser menor.
“Por el cambio climático hay atrasos con la floración que resultó errática y este fenómeno de la sequía ha afectado como en un 50% en comparación con el año pasado y esto es general para toda la zona”, cuenta Manuel Alfaro, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Frutas de Tela (Frutela). Alfaro menciona que de las 1.000 manzanas de rambután, tal vez el 1% tengan sistema de riego.
Financiamiento
Esta fruta exótica ha encontrado en el Litoral Atlántico su zona de mayor desarrollo por ser un área lluviosa.
“El fruto es susceptible al déficit de agua, por lo que el corredor seco no reúne las condiciones propicias de siembra”, indica.
Se prevé que en los próximos días los productores de rambután dialoguen con autoridades de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) para incrementar el espectro de cultivos beneficiados con los financiamientos del Fondo para la Reactivación del Sector Agroalimentario de Honduras (Firsa).
Este esquema otorga una tasa de interés preferencial del 7,25% con la banca. En agosto del año pasado se habían autorizado L 1.500 millones para este fin, distribuyéndose el 70% para la palma aceitera, el 15% para el Programa de Repoblación Bovina, Porcina y Avícola, el 7,5% para el Programa de Seguridad y Soberanía Alimentaria y el 7,5% para sectores como el de la caña de azúcar.
A comienzos de la semana pasada el presidente Juan Orlando Hernández se reunió con representantes de 14 sectores agrícolas para exponer por el lapso de horas las necesidades inmediatas de esta actividad que emplea a la tercera parte de la población económicamente activa (PEA) de Honduras. “Estoy listo para acompañarlos a donde me llamen”, expresó el mandatario en un diálogo celebrado en el Instituto Hondureño del Café (Ihcafé) y ante la presencia de productores de rambután.
Certificaciones
Se estima que en Honduras hay seis plantas empacadoras de la fruta que emplean 50 personas cada una y sin contar los trabajos que se producen durante el período de corte y cosecha.
A partir del 25 de enero de 2003 el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), a través del Servicio de Inspección de Sanidad Agropecuaria (Aphis, por sus siglas en inglés), autoriza la exportación de rambután hondureño a dicho país.
Sus técnicos inspeccionan que las frutas tengan una cáscara intacta y que esté libre de la mosca del Mediterráneo y de otras plagas o enfermedades.
“Estamos ante un proceso de certificación bastante avanzado, tanto en planta como en finca, pero recordemos que son productos nuevos y que hasta el momento no ha habido apoyo o algo definido como para apoyar con sistemas de riego a los pequeños productores de rambután”, manifiesta Rafael Rodríguez, presidente de la Asociación Hondureña de Productores y Exportadores de Rambután (Ahperambutan).
La Fhia impulsó en 1993 las variedades de R-134, R-162, R-167 de Malasia, Jitlee de Singapur, R-156 de Malasia y Binjai y Seelengkeng de Indonesia.
Las frutas de estas variedades presentan características que satisfacen los requerimientos del mercado de exportación para fruta fresca, que exige un arilo grande, dulce y que se desprende bien de la semilla.
Fuente: laprensa.hn
http://www.freshplaza.es/article/91473/Honduras-La-sequ%C3%ADa-afecta-al-50-procent-del-rambut%C3%A1n