Por varios años los pobladores de Azacualpa, La Unión, Copán han mantenido la lucha por la defensa de sus bienes naturales ante la explotación minera por la empresa Minerales de Occidente S.A. Dicha compañía ha incidido para que la municipalidad realice exhumaciones de cadáveres en el cementerio para extraer oro y otros minerales de la tierra.

La resistencia de los pobladores se ha visto afectada por la campaña de desprestigio iniciada por la empresa minera. Esta semana, con toma de carretera un grupo de pobladores y empleados que están a favor de la explotación minera exigen a las organizaciones que defiende la lucha territorial que abandone la causa social.

Ramiro Lara, de la Asociación de Organismos no Gubernamentales, ASONOG, expresó que están apoyando a un sector de la comunidad de Azacualpa que se resiste a la explotación del cerro del cementerio.

“Hay una parte de la comunidad que está protestando con el apoyo de la empresa minera y la municipalidad de La Unión. Están solicitando a las autoridades desalojen a los manifestantes que se encuentra custodiando el cerro desde el 27 de mayo a la fecha”, manifestó Lara en entrevista con Radio Progreso.

Más de 121 exhumaciones de cadáveres se han realizado desde septiembre del 2017 hasta el 10 de mayo. Pero han sido frenadas a través de un recurso de amparo interpuesto por el equipo de abogado del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia.  El Juzgado de Letras de lo Contencioso Administrativo de San Pedro Sula, resolvió a favor de los habitantes de la comunidad.

Lara añadió que se ha cumplido la orden porque se han detenido las exhumaciones; pero que la empresa minera sigue con su trabajo de explotación. “No es cierto que están sin trabajar. Están trabajando las 24 horas los siete días de la semana”.

Además, que el fallo advirtió a la compañía que no hiciera los trabajos de explotación en el cerro del cementerio, lo que vino a interferir en los planes de la empresa minera.

En un mensaje en Facebook el abogado Víctor Fernández informó que: “por ahora, con la firmeza de siempre, seguimos respaldando a quienes al menos están defendiendo su cementerio, el sitio donde descansan sus seres queridos. Y desde esta acción, si así lo decide la gente digna de Azacualpa, procuraremos justicia por todo lo que hasta ahora hizo la minera”.

Otras luchas

En el sector de Pajuiles en Tela, Atlántida, la ciudadanía se mantiene en lucha en contra de la instalación de la represa hidroeléctrica, Hidrocep. Los habitantes han permanecido en resistencia durante más de 500 días, y rechazan en total el proyecto.

En Tocoa Colón, la empresa Inversiones Pinares, antes llamada Emco Mining Company, ha comenzado los trabajos de apertura de calle para la explotación de minerales en el sector conocido como Ceibita en Tocoa, Colón, provocando daños severos al río Guapinol, principal fuente de agua en la zona.

Los pobladores han reaccionado inmediatamente con diferentes acciones de lucha como, plantones y toma de la municipalidad para que las autoridades puedan retroceder a la instalación minera.

De acuerdo al ambientalista Pedro Landa, actualmente el 35% del territorio nacional está concesionado para la explotación minera, sumándole a esto, hay 108 concesiones de ríos para la instalación de represas. “Esto es preocupante porque la explotación minera y las hidroeléctricas solamente dejan despojos, persecuciones, muerte, contaminación ambiental y división en las comunidades”, indicó.

 

Honduras plagado de luchas ambientales y amenazas para defensores del ambiente