El primer ministro chino, Li Keqiang, realiza su primera visita oficial a Latinoamérica. Su presencia coincide con una fase de desaceleración de las economías china y suramericana. América del Sur crecerá este año menos de 1 por cien, según el FMI. La falta de infraestructura es un problema estructural.

China, por su parte, necesita recursos naturales para sostener su expansión económica y tiene por ello un interés primordial en construir obras de infraestructura – y en especial – ferroviarias en otras regiones. Lo que Pekín pretende es facilitar su acceso a materias primas cruciales al tiempo que ofrece para ello posibilidades de inversión a sus multinacionales. Si como afirma Li, también se propone ayudar a la transferencia de tecnología y la industrialización latinoamericana, China competirá con EEUU y la Unión Europea, que tradicionalmente han tenido la primacía en ese intercambio. En Brasil, la llegada de Li supone un impulso para la alicaída economía en forma de acuerdos comerciales, financieros y de inversiones por valor de decenas de miles de millones de dólares en los sectores energia, minas, aviación e infraestructura. Esta renovación de compromisos estratégicos de ambas naciones BRICS significa asimismo un espaldarazo para Dilma Rousseff. Con su popularidad bajo mínimos y escándalos de corrupción de su partido, la presidenta prepara un programa de concesiones de obras de infraestructura a lanzarse en junio.

El proyecto estrella es – con un costo de unos 30.000 millones de dólares – el ambicioso y polémico plan del tren interoceánico: la construcción de una vía férrea que desde la costa atlántica brasileña, atraviese la selva y los Andes, y llegue al Pacífico peruano. Ya se iniciaron estudios técnicos de tramos del proyecto de megavse propone – ctura – y inversi igue de d presidenta Dilma Rousseff.

Para llevar a cabo la construcción es necesario sortear retos de medio ambiente, ingeniería y política. La polémica comienza por el hecho de que la vía cruzará la Amazonía. Aunque todos son conscientes de que tiene un impacto menor que la carretera para el transporte de producción se anticipan problemas con grupos indígenas y defensores del medio ambiente. Se añaden desafíos de ingeniería para construir un tren que atraviese la cordillera de los Andes y descienda rápidamente al Pacífico. Y, sobre todo, hay diferencias políticas. Así el proyecto ya causó roces entre Perú y Bolivia, cuyo mandatario sostiene que sería «más corto y barato si atravesara su país. Sin embargo, el presidente peruano Ollanta Humala quiere que el tren pase por el norte de Perú, por «razones de interés nacional». Poner dinero la primera condición. Todo puede quedar paralizado como ya ha ocurrido con otras grandes ideas.

La gira de Li – que junto a Brasil incluye Colombia, Perú y Chile – profundiza igualmente los estrechos lazos económicos con los países de la Alianza del Pacífico. Las inversiones mineras chinas en Perú son significativas. Chile fue, en 2005, el primer país del mundo, en firmar un TLC con China, un instrumento con el que el comercio alcanzó en 2014 los 34.000 millones de dólares. El objetivo actual: un acuerdo para evitar la doble tributación y atraer inversiones en energía e infraestructura. Colombia, más rezagada, puede aprovechar la visita de Li para una agenda que incluya no solo proyectos industriales sino obras emblemáticas, como el metro de Bogotá. Y plantearse ser socios del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, la iniciativa promovida por Pekín.

El pasado año, desde los dos grandes bloques regionales, la Alianza del Pacífico y el Mercosur, surgieron propuestas para abrir un mayor diálogo.

No obstante, prevalecieron las diferencias entre los librecambistas del Pacífico y los estatistas del Atlántico. La «convergencia en la diversidad» no fructificó.

El tren bioceánico es una gran promesa de futuro que puede ser un triunfo clave. Una dura prueba para la relación con Pekín que de lograrse estimulará la integración. Pero si no se hace bien puede transformarse en una pesadilla para el vínculo China-América Latina.

Leer más:  ¿Impulsará China la integración latinoamericana? – elEconomista.es  http://www.eleconomista.es/opinion-blogs/noticias/6733553/05/15/Impulsara-China-la-integracion-latinoamericana.html#Kku8AyhEGDrWdQfK