denvjar630x(Caracas, 11 de mayo. Noticias24) – El periodista José Vicente Rangel en su columna “El Espejo” publicada en el diario Últimas Noticias señaló que en la Cumbre de Panamá quedódemostrada la fuerza del pensamiento progresista y antiimperialista en Latinoamérica y el Caribe.

A continuación el texto íntegro:

1.- El escritor catalán Juan Goytisolo acaba de ganar el Premio Cervantes. En el acto de entrega pronunció un discurso que resume su trayectoria literaria y su sensibilidad política y social. Se trata de alguien capaz de conjugar la labor creativa con una visión crítica de la sociedad. Se podría decir que es un personaje incómodo, acostumbrado a nadar contra la corriente. Un “progresista” a secas, que no elude el compromiso con las mejores causas de la humanidad; que no hace concesiones en materia de principios; que huye de los reacomodos a que nos tienen acostumbrados ciertos intelectuales de izquierda, expertos en dar saltos y dirigentes políticos que traicionan las posiciones de avanzada del pasado. Goytisolo, autor de libros excepcionales -ejemplo, Señas de Identidad-, a quien conocí en Caracas hace más de 30 años, cuando Venezuela se hallaba sometida a la salvaje represión de la Cuarta República, no ha cambiado. En aquel entonces mostró plena solidaridad con la lucha que libraba el movimiento popular en defensa de causas justas. Eran tiempos en que las víctimas no contaban con solidaridad en el exterior y los organismos encargados de velar por la vida de las personas y condenar las torturas consumadas en nombre de la libertad y la democracia, callaban Tiempos de desaparecidos. Del infinito víacrucis de Alberto Lovera. Del horrendo suplicio a que fue sometido Efraín Labana Cordero en el TO-3, Campo de Concentración instalado en El Tocuyo. Recuerdo las palabras de Goytisolo de repudio al infame tratamiento que se aplicaba a miles de prisioneros políticos, confinados en lugares donde no existía el Estado de Derecho y privaba la doctrina de la seguridad nacional, aprendida por la oficialidad latinoamericana en la Escuela de las Américas, en medio de rigurosos entrenamientos y la enseñanza de variadas formas de tortura en manuales especializados.

2.- Desde entonces lo seguí de cerca. Leía sus libros y compartía sus opiniones sobre las máscaras de la democracia representativa. Sobre la manipulación del ejercicio de la libertad por los dueños de medios. Ahora, con motivo del otorgamiento del Cervantes, aflora el recuerdo y siento hacia él profundo agradecimiento por su ejemplo. Por la dignidad con que ejerce el acto de escribir, de pensar, y la voluntad de rescatar la ética en la creación literaria y la política. En el discurso que pronunció al recibir el Cervantes hay una frase que lo define, que define a los que conservamos la esperanza en la lucha por un mundo mejor: “La luz -expresó- brota del subsuelo cuando menos se la espera”. Se refería, obviamente, a los movimientos que insurgen en la agotada política europea, y a la fuerza del pensamiento progresista y antiimperialista en Latinoamérica y el Caribe. Como quedó demostrado en la Cumbre de Panamá.

“La luz que brota”
“El Espejo”
Por José Vicente Rangel
Últimas Noticias