Minería q
Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).-  Al desarrollarse el Primer  Congreso Internacional de Minería en Honduras, en la ciudad de Tegucigalpa, las 22 organizaciones que conforman la Campaña  Alto al Riesgo, expresaron este miércoles su indignación por los actos de corrupción e impunidad de parte de quienes administran los bienes, recursos naturales y territorios de la República de Honduras.
Para la Campaña Alto al Riesgo “este evento representa una amenaza para la vida y los derechos humanos y ancestrales de los pueblos originarios y para la vida de cientos de comunidades a nivel nacional”.
De acuerdo con las organizaciones defensoras de derechos humanos, la minería en el país, “solo ha representado desplazamientos forzosos de comunidades, la desigualdad en el acceso y distribución inequitativa de los recursos”, hecho que “ha provocado conflictos sociales, políticos, y económicos limitando y condicionando a los más pobres a no contar con una soberanía alimentaria, a verse limitada su participación de los beneficios de crecimiento y desarrollo económico del país”.
Industria estractiva 
Actualmente en el país se han dado 837 concesiones mineras, de éstas, 411 se han otorgado y 426 se encuentran en solicitud. Sin embargo, la industria extractiva de la riqueza del subsuelo es considerada como un flagelo por el acaparamiento y control de grandes extensiones de territorios, de los recursos hídricos (agua), y otros bienes naturales, sumándose la destrucción de la cultura e identidad de los pueblos originarios, de la salud de la población, vemos que el Estado no gana al contrario pierde si vemos el costo humano y de país es invaluable comparado con las mínimas  ganancias que este tipo de industria trae para el desarrollo del país.
En Honduras, más de 15 municipios de los departamentos de Atlántida, Colón, Olancho, El Paraíso, Santa Bárbara y Francisco Morazán entre otras  que se han declarado territorios libres de minería y algunos libres de hidroeléctricas.
Las organizaciones también sostuvieron en un comunicado público que “la minería solo significa destrucción, división y pérdida, para la vida de las poblaciones afectadas por esta industria” y que “el país pierde con la concesión de su soberanía  territorial y sus riquezas a terceros, que lo único que buscan es su lucro”.
A su criterio, en Honduras tenemos ejemplos claros de esta situación y el costo en la salud de los pobladores como es el caso de la mina Entremares en el Valle de Siria en el departamento de Francisco Morazán, en la que se utilizó la explotación a cielo abierto.
Las concesiones territoriales, son consideradas también “otro acto más de corrupción e impunidad de parte de funcionarios del Estado de Honduras, los que actúan a espaldas del pueblo hondureño, al no rendir cuentas, al no ser transparentes con el tipo de negociaciones y acuerdos con estas empresas, al militarizar las comunidades que se niegan a ser desplazadas de sus territorios, entre algunos de los vejámenes a que se ven expuestas estas poblaciones, sin una representación que abogue y defienda sus derechos humanos, territoriales y sobre todo a una vida digna en la que se  respete su humanidad”.

 

FUENTE: http://conexihon.info/site/noticia/derechos-humanos/derechos-humanos/la-miner%C3%ADa-otro-acto-de-corrupci%C3%B3n-en-honduras