Caracas, 17 de noviembre de 2014.- Con el fin de revisar las condiciones laborales de los trabajadores del campo en Venezuela, un total de 60 inspectores del Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo iniciaron el sexto plan de inspecciones a predios rurales, siendo el estado Portuguesa la región que en esta ocasión fue evaluada con 83 inspecciones.

En total se atendieron a 902 trabajadores agrícolas de la entidad llanera durante el despliegue operativo del Plan de Inspección Integral Agrario (PIIA).

La jornada contó con el respaldo del Ministerio del Poder Popular para Agricultura y Tierras (Mppat), el Instituto Venezolano del Seguro Social (IVSS) y el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel) abarcando los municipios Araure, Páez, Agua Blanca, San Rafael de Onoto, Santa Rosalía y Esteller.

Anomalías graves en el pago del salario mínimo, en la no cancelación de horas extras, en el disfrute de vacaciones y el descanso laboral por jornada diaria, fueron las principales anormalidades  detectadas durante la inspección. Así lo aseguró, Rosalía Zingales, coordinadora de este plan y trabajadora adscrita al Viceministerio del Sistema Integrado de Inspección Laboral y Seguridad Social.

Para la representante ministerial, los dueños de los predios agrícolas (fincas, haciendas, hatos y fundos) están en la obligación de respetar los derechos de los trabajadores, además de mantener productivas las tierras.

El objetivo del Plan de Inspección Integral Agrario es brindar apoyo jurídico y asesoría médica a aquellos trabajadores del campo que, por una  razón u otra, se le estén vulnerando sus derechos constitucionales y laborales.

Para Zingales, el respaldo del Colectivo Estratégico del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces), en el estado Portuguesa, “ha sido de primera”. Las instalaciones del Inces fueron usadas por el personal del PIIA, para atender reclamos, facilitar charlas y ofrecer asesoría a los trabajadores rurales. /JF