Estados Unidos anuncia auditorías a plantas productoras y nuevos requisitos para el lavado de los productos y de la calidad del agua utilizada.

Aunque la ley fue aprobada en 2011, el reglamento fue publicado por la FDA recién el 13 de noviembre. Las nuevas normas endurecen los requisitos que deben cumplir las empresas agroindustriales para comercializar sus productos en Estados Unidos.

Del comunicado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA):

la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) tomó medidas importantes para prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos, al finalizar las reglas que ponen en práctica el esfuerzo bipartidista de la Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos, la cual establece, por primera vez, normas de inocuidad que se deben cumplir para la explotación de productos agrícolas frescos, e impone a los importadores la responsabilidad de verificar que los alimentos importados cumplan con las normas de inocuidad estadounidenses. La dependencia también dio a conocer una regla que establece un programa para la acreditación de organismos certificadores externos, también conocidos como auditores, para llevar a cabo auditorías de inocuidad alimentaria en las instalaciones de procesamiento de alimentos extranjeras. Estas reglas finales ayudarán a los productores de alimentos agrícolas frescos y a los importadores de alimentos a tomar medidas para prevenir los problemas antes de que se presenten.

Las nuevas normas dadas a conocer hoy —conocidas como la regla de Inocuidad de los Productos Agrícolas Frescos, la regla de los Programas de Verificación de Proveedores Extranjeros y la regla de Certificación de Auditores Externos— son elementos claves de la transformación integral de la inocuidad alimentaria prevista por el esfuerzo bipartidista de la Ley Modernización de la Inocuidad de los Alimentos de 2011 (FSMA, por sus siglas en inglés), de la FDA. La FSMA da instrucciones a la FDA y a los productores de alimentos para evitar problemas a todos los niveles del sistema alimentario, en vez de esperar a que surja una enfermedad para actuar. Las nuevas normas formalizan las responsabilidades de la industria, así como las prácticas recomendables para los importadores de alimentos y productores de productos agrícolas frescos.

La regla de Inocuidad de los Productos Agrícolas Frescos establece normas científicas para el cultivo, la cosecha, el embalaje y el almacenamiento de los productos, diseñadas para funcionar con eficacia a favor de la inocuidad de los alimentos en toda la amplia gama de la explotación de productos agrícolas frescos existente. Las normas de la regla final incluyen requisitos para la calidad del agua, la salud e higiene de los trabajadores, la fauna tanto silvestre como doméstica, enmiendas biológicas para suelo agrícola de origen animal (tal como la composta y el estiércol), y el equipo, las herramientas y los edificios. Cuando son obedecidas, las normas están diseñadas para ayudar a reducir al mínimo el riesgo de sufrir enfermedades graves o la muerte por consumir productos agrícolas frescos contaminados. Las sugerencias y comentarios del público recibidos durante cientos de visitas a sitios de explotación agrícola, reuniones y audiencias han dado forma a la regla como una regla que reducirá el riesgo de que ocurran contaminaciones perjudiciales y concediéndoles a los agricultores y productores al mismo tiempo la flexibilidad debida.

La regla de Programas de Verificación de Proveedores Extranjeros exige que los importadores de alimentos verifiquen que los proveedores extranjeros produzcan alimentos de una manera que satisfaga las normas de inocuidad estadounidenses, y que ejerzan el mismo nivel de inocuidad alimentaria que las sitios de explotación agrícola y plantas de procesamiento de alimentos nacionales. En 2013, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) estimó que los alimentos importados representaban alrededor del 9 por ciento del abasto alimentario de los Estados Unidos, incluyendo cerca de 52 por ciento de las frutas y 22 por ciento de las verduras frescas consumidas por los estadounidenses. Esta regla final asegura que los importadores emprendan actividades de verificación (tales como auditorías a las instalaciones de un proveedor, muestreo y análisis de alimentos, o inspección de los registros de inocuidad alimentaria pertinentes del proveedor) en base a los riesgos vinculados al alimento importado y al desempeño del proveedor extranjero.

La FDA también ha finalizado una regla sobre la Certificación de Auditores Externos, la cual forma parte del nuevo sistema de seguridad para la importación de alimentos de la FSMA. Esta regla establece un programa de acreditación de organismos certificadores externos (auditores) para que lleven a cabo auditorías de inocuidad alimentaria, y certifiquen que las plantas de procesamiento extranjeras y los alimentos procesados por ellas satisfagan los requisitos de inocuidad alimentaria de la FDA correspondientes. A fin de prevenir que alimentos potencialmente dañinos lleguen a los consumidores estadounidenses, la FDA puede exigir, dadas circunstancias específicas, que un alimento ofrecido para su importación venga acompañado de la certificación de un organismo externo acreditado.

“En última instancia, el éxito de la FSMA depende de que la solicitud presupuestaria del Presidente para el año fiscal 2016 reciba un financiamiento pleno”, advirtió el Taylor. “Esto nos ayudará a capacitar al personal estatal de inocuidad alimentaria y de la FDA en cuanto al nuevo sistema, a financiar a nuestros socios estatales para que colaboren con los productores en favor de la inocuidad de productos agrícolas frescos, a proporcionar asistencia técnica a explotaciones agrícolas pequeñas y empresas de alimentos, y a poner en práctica con éxito el nuevo sistema de importación que los consumidores estadounidenses merecen y que el Congreso previó”.

La FDA ha finalizado cinco de las siete reglas principales que llevan a la práctica la parte central de la FSMA. Las reglas históricas adoptadas el día de hoy avanzan el trabajo de las reglas de controles preventivos que la FDA finalizó en septiembre de 2015, las cuales ordenan la incorporación de prácticas preventivas modernas en el procesamiento de alimentos y las instalaciones de almacenamiento. Estas reglas funcionan en conjunto para fortalecer constantemente el sistema de seguridad alimentaria y proteger mejor la salud pública.

La FDA, una dependencia del Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos, protege la salud pública asegurando la protección, eficacia y seguridad de los medicamentos tanto veterinarios como para los seres humanos, las vacunas y otros productos biológicos destinados al uso en seres humanos, así como de los dispositivos médicos. La dependencia también es responsable de la protección y seguridad de nuestro suministro nacional de alimentos, los cosméticos, los suplementos dietéticos, los productos que emiten radiación electrónica, así como de la regulación de los productos de tabaco.

Ver reglamento completo.