La Confederación Nacional de Trabajadores de la Agricultura (Contag) organiza del 27 al 30 de abril la tercera edición del Festival de la Juventud Rural. El evento, que se realizará en Brasilia, espera a miles jóvenes de Brasil y de otros diez países de América Latina. La Rel charló con Mazé Morais, secretaria de la Juventud de Contag, para conocer los detalles del encuentro y sus ejes temáticos.
-¿Qué expectativas tienes para este tercer Festival?
-Las mejores. Estamos esperando cerca de 5.000 jóvenes que vendrán de todas las regiones del país y de otros diez países de América Latina.

Este festival, como encuentro latinoamericano, surgió luego de un seminario internacional que realizó la Contag en 2013, en el que se expuso que la realidad de los jóvenes campesinos brasileños no difiere de la de la mayoría de los jóvenes agricultores o asalariados rurales del resto del continente.

Desde entonces venimos organizando esta instancia, que es una importante plataforma de reivindicaciones para los jóvenes del medio rural.

-¿Cuáles son los ejes temáticos de esta edición?
-Estaremos debatiendo el tema de los jóvenes y la tierra; la permanencia de la juventud en el campo; la agricultura ecológica y familiar; la educación en el campo; la salud; el trabajo decente en el medio rural; los jóvenes y la militancia sindical, entre otros temas.

De este encuentro surgirá una carta de reivindicaciones que se entregará al gobierno de Brasil, buscando a partir de este documento que se formulen desde el Estado políticas públicas dirigidas a la juventud rural.

En 2014 realizamos 5 festivales regionales y venimos con una pauta bastante amplia para presentar.

-¿Este año también van a marchar el último día?
-Sí, y será el punto más fuerte de este encuentro. El día 30 marcharemos hacia la explanada del Congreso bajo la consigna de “acto por reforma política”.

Continuamos reivindicando políticas públicas que garanticen la permanencia de los jóvenes en el medio rural con calidad de vida y que se mejoren los programas ya existentes, como el Programa Nacional de Agricultura Familiar (Pronaf Joven), que fue un logro de la juventud rural pero que en la práctica se ha tornado muy burocrático.

Fuente: http://rel-uita.org/