En un nuevo comunicado, el Sindicato de Trabajadores del Instituto Nacional Agrario (Sitraina) volvió a plantear a las autoridades agrarias la urgencia de dar pronta solución a las graves problemáticas que enfrenta la institución, así como la necesidad de implementar en el país una verdadera reforma agraria integral.
Foto: Sitraina

A inicio de julio, el Congreso Nacional aprobó la donación de un nuevo software al Instituto Nacional Agrario (INA) por parte de una desconocida sociedad mercantil denominada Del Norte, para desarrollar el registro agrario, digitalizar todos los documentos de la institución y agilizar los procesos de titulación.

El acuerdo había sido firmado dos meses antes por el director de la institución Ramón Lara Buezo.

Desde que se hizo pública la información, el Sitraina rechazó con fuerza el acuerdo firmado con una empresa sin historial comercial, y denunció posibles intereses oscuros para obtener un censo completo de las tierras del país.

Según el sindicato, el proyecto estaría vinculado a la implementación en Honduras de las cuestionadas Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE)1, contra las cuales se han generado masivas protestas por atentar contra la soberanía nacional y poner en riesgo el territorio hondureño.

En más de una ocasión, el Sitraina ha manifestado su rechazo absoluto a las ZEDE, al tiempo que ha solicitado más presupuesto para realizar un verdadero proceso de reforma agraria integral, que permita el acceso equitativo a la tierra para beneficio de miles de familias campesinas.

Dos semanas después, el director del INA anunció la rescisión del contrato debido a informaciones falsas presentadas por Del Norte y al hecho de estar vinculada a familiares de una diputada oficialista.

Ahora, el Sitraina pide ver algún soporte oficial que avale dicha decisión.

¡Es urgente!

En un comunicado publicado este 26 de julio, el Sitraina volvió a exigirles a las autoridades del INA una pronta solución a las graves problemáticas que afectan a trabajadores y trabajadoras.

Entre otras, la organización afiliada a la UITA mencionó la grave situación de decenas de personas que sobrepasan la edad de jubilación, varias de ellas en estado crítico de salud, que la patronal se rehúsa a cancelar.

Tampoco hubo avances sustanciales en el pago atrasado de vacaciones (de julio 2020 hasta la fecha) y en brindar solución a aquellos trabajadores que están en la espera de ser incorporados al Injupemp2.

Asimismo, denunció el intento de implementar la tercerización laboral en el INA, a través de la contratación de servicios de limpieza y seguridad privada, desplazando al actual personal.

Finalmente, el Sitraina solicitó dar inicio a la renegociación de la parte salarial del X° convenio colectivo, que vencerá en 2022, después de la presentación en abril pasado del pliego de peticiones.

“Hacemos un llamado a las y los trabajadores del INA a mantenernos unidos (…) y a exigirle al señor director Lara Buezo el cumplimiento de nuestros derechos estipulados en la contratación colectiva, ya que no son prebendas, ni migajas, sino conquistas adquiridas mediante nuestras luchas”, concluye el comunicado.