Pasadas tres reuniones con las nuevas autoridades de Instituto Nacional Agrario (INA), que asumieron en febrero pasado, el sindicato comenzó una serie de acciones a nivel nacional para exigir soluciones a sus antiguas demandas.

“Seguimos sin obtener solución para los compañeros y compañeras en edad de jubilación que no logran que el INA les dé la baja. Muchos de ellos están enfermos”, denunció Marta Anariba, presidenta del SITRAINA.

Según la dirigente son más de 90 los trabajadores y las trabajadoras que aguardan la cancelación para iniciar los trámites jubilatorios y no hay respuesta del organismo estatal para ellos.

Por otro lado, el sindicato exige que se cumpla con establecido por el convenio colectivo en cuanto a los aumentos salariales.

“Hasta ahora recibimos apenas un aumento salarial desde 2011 y aunque las autoridades cambiaron, el discurso sigue siendo el mismo: no hay dinero”, lamentó.

Rel UITA