Imagen1Después de investigaciones realizadas por el STAS en la Secretaria del Trabajo en Tegucigalpa se encontraron distintas irregularidades en la formación de un sindicato paralelo, donde se visualiza el apoyo de la empresa para negociar con dicho sindicato.

Del 29 de septiembre al 3 de octubre, una comisión de inspectores dirigida por el Inspector General Selvin Martínez, realizo una gira por la zona norte específicamente para tratar el problema de estas fincas y los resultados, fueron según los trabajadores manipulados, fortaleciendo la impunidad de la ilegalidad del sindicato blanco, quien con la ayuda de la empresa pretende ahora negociar el contrato colectivo, evadiendo y violando de esta forma el acuerdo sostenido con el STAS.

El apoyo que el  Ministerio de Trabajo le está brindando a la empresa  y al sindicato blanco, evidencia los obstáculos que en Honduras, se tienen que librar para poder defender los derechos laborales de los y las trabajadoras, esta es la segunda ocasión en este ministerio falla a favor de un sindicato blanco en la misma empresa, irrespetando su propia ética de trabajo en cuanto a exigir toda la documentación que la ley exige para la creación de un sindicato.

En la actualidad existe una preocupación por parte de los trabajadores, ya que la venta de Chiquita a Cutrale-Safra, podría estar endureciendo las violaciones laborales en estas empresas en la región, en la actualidad la empresa misma ha estado reuniendo al personal para informarle a las/os trabajadores los beneficios de negociar el contrato colectivo con el sindicato paralelo.

Con estos hechos queda clara y evidenciada la acción antisindical tomada por esta administración y que detrás de este sindicato paralelo esta una empresa y una transnacional que ha intercedido en la autoridades estatales para legalizar sindicatos con el fin de destruir la organización del STAS y de esta manera seguir violentando de manera aguda los derechos de los y las trabajadoras.