El 2021 ha sido fatal para niñas y mujeres en Honduras. Es lo que afirma el Centro de Derechos de Mujeres (CDM) en sus últimos dos boletines sobre violencia contra las mujeres y violencia sexual contra niñas y mujeres en 2021.

Giorgio Trucchi

06 | 07 | 2022
Foto: Gerardo Iglesias

El año pasado, el Ministerio Público registró un total de 16.416 denuncias de violencia contra mujeres, donde destacan la violencia doméstica (7.595), intrafamiliar (4.593) y sexual (2.896).

En el caso de la violencia sexual, el aumento de los casos respecto al año anterior es del 36 por ciento. Violación, acto de lujuria y violación especial representan el 82 por ciento de los casos.

El 65 por ciento de las agresiones sexuales (1.889) fue perpetrado contra niñas y mujeres entre los 0 y 19 años. El aumento de las agresiones a niñas y adolescentes entre 10 y 19 años fue del 32 por ciento.

Esto confirma que las menores de edad siguen siendo las más vulnerables frente a la violencia sexual.

Familiares, conocidos, parejas o novios son los principales agresores de las mujeres y niñas (76 por ciento). Este dato evidencia que el espacio que debería garantizar mayor seguridad para las víctimas, es dónde resultan ser más vulnerables.

Los casos de violencia reportados al número 911 del Sistema Nacional de Emergencia fueron más de 46 mil por violencia doméstica y más de 61 mil por violencia intrafamiliar.

Femicidios e impunidad

El CDM registró también 342 muertes violentas de mujeres. Las mujeres más vulnerables fueron las que tenían entre 20 y 29 años. El 13 por ciento de las mujeres víctimas de muerte violenta eran menores de edad.

Sólo en el 22 por ciento de las resoluciones judiciales sobre muertes violentas de mujeres hubo condena para los agresores. Aún más baja, cerca del 4 por ciento, las sentencias condenatorias por violencia sexual contra mujeres

Es fundamental recordar que también existe una alta tasa de subestimación.

En este sentido, las denuncias no representan el número total de hechos de violencia ocurrida, ya que son muchos los casos en los que las mujeres, por diferentes motivos, deciden no denunciar la violencia sufrida.

Un año fatal para niñas y mujeres