No han pasado ni dos años de los desastres causados por los fenómenos naturales ETA e IOTA (Noviembre de 2020), y la zona norte del país vuelve a ser golpeada por inundaciones este septiembre de 2022.
La semana del 18 al 24 de septiembre, centenares de familias abandonaron sus hogares debido a los desbordamientos del río Ulúa y el río Chamelecón en la zona norte del país. Entre las comunidades afectadas, se encuentra la zona de los Ex campos bananeros de El Progreso, Yoro, comunidades en las que residen muchos y muchas de nuestras afiliadas.
Estas zonas han quedado especialmente vulnerables desde el paso de los huracanes en 2020, ya que las autoridades municipales nunca dieron una respuesta real a la problemática, donde hasta la fecha de hoy, los bordos no fueron reparados.

Otro centro de trabajo afectado fue el de AZUNOSA, en el cual se afilian compañeros y compañeras del STAS.
La presidenta de la República Xiomara Castro visitó en respuesta a la emergencia, algunos albergues de La Lima y de Santa Bárbara, dejando víveres de alimentos, ropa, kits de higiene personal, colchonetas, entre otros víveres necesarios. Confiamos en que el Gobierno de Honduras responda a las necesidades de la clase trabajadora y del pueblo en general.